4 de diciembre de 2020, 21:50:45
e-Xclusivos


El Carnaval celebración de una tradición que crea cohesión social

Por Virginia Roca Pezzotti

El carnaval es una manifestación que se origina en la civilización judeo-cristiana. El espacio que habita el Carnaval precede a la celebración de la Cuaresma. Ambos periodos de tiempo, el Carnaval y la Cuaresma, son los extremos, la polarización del exceso y de la purificación.


El Carnaval es una tradicion cultura que  genera y posibilita la cohesión social .

El carnaval es una manifestación que se origina en la civilización judeo-cristiana. El espacio que habita el Carnaval precede a la celebración de la Cuaresma. Ambos periodos de tiempo, el Carnaval y la Cuaresma, son los extremos, la polarización del exceso y de la purificación. Bien que desde toda óptica son contradictorios y opuestos,  es ese sentido de polaridad, que procura y permite en el espacio colectivo y social guardar el equilibrio de una comunidad.

El sentido de la palabra carnaval es adiós a la carne (cane-vale),  indica una despedida que muestra un gran  apego a lo terrenal, a la "carne" de la que justamente se despide la colectividad, por un periodo excepcional de cuarenta días.

En el carnaval los excesos son parte de sus características.

En la República Dominicana, el Carnaval, toma como personaje central al Diablo Cojuelo en las diversas regiones y provincias del país.

En La Concepción de La Vega Real, desde hace más de cinco siglos, se celebra el carnaval más antiguo de América. Bien que se ha transformado en el tiempo, ha guardo un gran apego a tradiciones y personajes que llegaron desde España y todo centro Europa, en el equipaje cultural que traían de forma invisible pero al final siempre tangible los colonizadores.

El  Carnaval surge y se celebra desde las entrañas del pueblo, sin que haya intervención alguna de las autoridades  públicas, como no sea para autorizar la participación de las diferentes expresiones de las máscaras de carnaval en los espacios públicos. Esa permisión necesaria, no tiene incidencia alguna en la creatividad popular, la que junto a la tradicion es lo que da fuerza a esta particular expresión.

Sin embargo, en el siglo XX, la Alcaldía de la Ciudad de Santo Domingo crea un desfile nacional del Carnaval, e inicia una labor de coordinación, producción y premiación, que hace que se debilite la tradicion originaria y de las comunidades, para dar paso a espacios más propensos al espectáculo.

El Carnaval como toda manifestación cultural propicia la cohesión social, la identidad grupal, y la posibilidad de un desarrollo socio-económico a partir del saber y quehacer popular.

 

Si bien la intervención de las autoridades públicas en el Carnaval no es la opción más feliz, la creatividad popular y las expresiones tradicionales logran trascender lo que podría ser una incidencia negativa.

Por lo que en la celebración del Carnaval Nacional con auspicios del Ministerio de Cultura, los participantes además de ostentar algunas de las de las tradiciones, en el transcurrir del tiempo, ese pueblo vivo, ha creado sus propios códigos musicales, sus esquemas de expresiones corporales, sus disfraces,  adaptados a ese escenario de características institucionales, pero que gritan por la libertad que la verdadera democracia cultural requiere.

La cultura cohesionadora, permea los espacios estructurados y establece sistemas y códigos de conductas, de liderazgos, que luego de más de 30 anos, de un desfile-espectáculo, va dando espacios a expresiones nuevas, que de nuevo surge de las entrañas creativas de un pueblo, y que luego de más de tres décadas, ya se pueden apreciar como tradicion  viva de reciente cuño popular de los dominicanos.

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariohispaniola.com