3 de agosto de 2021, 12:56:52
Opinión


¿Mentalidad de escasez o abundancia?

Por Margarita Mendoza

Seguramente habrás escuchado de niño, sobre todo los que nacimos en los 50s y antes, frases como: “Espera lo peor para que no te desilusiones” o “Vienes de una familia de fracasados” o ésta otra que te puede marcar si no te sacudes: “¿Por qué dejar lo seguro? No te arriesgues”.


Elimina de tu vida palabras como: fracaso, escasez, difícil, imposible, complicado, mala suerte… Recuerda que atraes lo que temes.

Al presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, luego de varias derrotas para llegar al poder, le preguntaron al ser electo finalmente: “¿Cómo se siente después de tantas derrotas? A lo que él respondió: “No fueron derrotas, sino resultados no deseados”.

Cuida tu lenguaje de poder. Vive tu sueño con optimismo. Deja de hacer el rol de “víctima” pues con esa actitud cedes todo tu poder.

A los adultos mayores como yo, nos enseñaron que triunfar era “quitar una parte del pastel a la competencia”. Stephen Covey, en su libro best seller “Los 7 hábitos de la gente efectiva”, plantea que la gente con mentalidad de escasez piensa de esa manera. Sin embargo no tenemos que dañar; podemos crear otros nichos siendo creativos y haciendo crecer el mercado.

En la mentalidad de abundancia se trabaja para crear más ingresos, no disminuyendo gastos.

Kim Woo-Choong, fundador y director de la marca Daewoo es un exitoso empresario coreano que nació en la pobreza y se educó con muchos sacrificios. Él expresa en su libro “El Mundo es tuyo, pero tienes que ganártelo” que “quienes tienen sueños, no conocen la pobreza, porque son ricos como sus sueños.”

Y a propósito de escasez... ¿No te sonríe el éxito?

“Éxito” es una palabra que abarca mucho y que, generalmente, la relacionamos solamente al ámbito material. Nuestras creencias están basadas en que la persona exitosa es aquella que logra muchos bienes y vive ostentosamente.

Lograr metas materiales es importante, pero qué difícil se hace vivir cuando tienes conflictos familiares, cuando tu salud falla, cuando no tienes armonía interior y la vida se te hace insostenible.

Recapacitemos sobre el tema ÉXITO. No creo en los fanáticos religiosos que entienden que regularmente los ricos no son honestos. Sí, es cierto que da más dificultad ser rico cuando se es honesto, pero se logra, y cuando sucede la satisfacción es muy grande.

Dale propósito a tu vida. Recuerda que la vida es un tren con varias paradas y hay una última en la que sales y no vuelves.

Mientras sientas que puedes dar más millas ¡hazlo! Las sociedades modernas se basan mucho en logros. Nuestros hijos no hablan de ideales. No hay modelos a seguir. Lo importante es enriquecernos sin importar cómo. Seamos nosotros, los padres, ejemplos vivientes para nuestros hijos.

El éxito puede ser un estado momentáneo. Nos mareamos con un logro y nos dormimos. Como decimos en buen dominicano: “nos acomodamos”.

Las empresas evolucionan, los intereses de los consumidores cambian. La manera en que llegamos a ellos, son diferentes. Se nos hace difícil mantenernos en la cúspide si seguimos dando a los clientes más de lo mismo.

La evolución de esta pandemia ha traído cambios en la forma de hacer negocios y nos obliga a actualizarnos, a utilizar recursos novedosos así como a hacer asequibles productos y servicios, pues el cliente quiere que le vendamos, pero de una manera inteligente. Ellos quieren ver resultados y los quieren para ya.

¿Cómo está tu relación con los medios digitales? ¿Los usas solamente para socializar y para ver noticias negativas? ¿Te has cerciorado de toda la información que nos llega a diario para que crezcamos y en muchos casos gratis? Es importante que hagas uso racional de tu tiempo ya que en la medida que aceptes que la manera de hacer negocios no es la misma, así mismo fluirán ideas novedosas que te harán crecer.

Finalmente, una pregunta que no puede faltar: ¿Cómo está tu espiritualidad? ¿Eres de los que viven aferrados a logros materiales sin hacer un pare para valorar la fuerza divina y protectora de Dios? ¿Creces apagando a otros? Recuerda que cosechamos lo que sembramos.

Te recuerdo una frase que utiliza mucho mi mentor favorito, J.R. Román: "O te mueves... O te mueres". Así de sencillo. ¡Que al cierre del 2021 tengas muchas historias de logros que contar!

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com