3 de agosto de 2021, 13:37:38
Opinión


Ikigai o razón de vivir

Por Margarita Mendoza

Estoy maravillada de cómo estoy practicando mi "ikigai" para tener una vida plena y por qué no, con perspectivas de ser longeva.


Este año me propuse hacer lo que me gusta y entiendo puede apoyar a otros: escribir. Pues les cuento que ayer llegó a mi celular un término para mi desconocido: Ikigai.

El tema viene de una entrevista hecha al señor Francesc Miralles, periodista español, quien conjuntamente con su amigo Héctor García, residente en Japón por más de 12 años, escribieran un libro titulado “Los secretos de Japón para una vida larga y feliz”, fruto de una investigación que hicieran a un grupo de japoneses longevos, que respondían: "Tengo un ikigai" o lo que es lo mismo, “una motivación de vivir”.

Los japoneses son expertos en "tener ganas de vivir". Hay un poblado en ese país llamado Okinawa que es famoso por tener una cantidad inmensa de envejecientes de 100 y más años; la edad promedió allí es de 83.7 años.

Según esta entrevista, la vida no tiene sentido si no hay una misión. El propósito no es ser feliz. Es hacer lo que nos gusta para que ese placer nos proporcione felicidad.

Parece complicado, pero ¡Es cierto! Cuando hacemos lo que nos gusta y con ello beneficiamos a otros, sentimos tal satisfacción que se origina la fórmula perfecta: "Amo lo que hago y disfruto hacerlo."

Otro término que aprendí fue: "Ichigo-Ichie", es decir, "una vez, una oportunidad" o lo que es lo mismo, "vive cada momento como si no lo volvieras a repetir", haz memorables los momentos, vive el hoy, disfruta cada acontecimiento… Esa intensidad va directamente proporcional a tu deseo de vivir.

Se ha demostrado que la genética no tiene tanta influencia en la longevidad de las personas. Si te alimentas bien, te ejercitas, te rodeas de personas que te enriquezcan la vida y practicas el "ikigai" (iki, vida y gai, merece la pena), puedes superar en edad a tus antecesores.

El ser humano comienza a evolucionar según su genética a partir de los 70/80 años, pero la incidencia es de solamente un 7%. ¡Así como lo estás leyendo!

Si identificamos lo que nos gusta, conocemos nuestras fortalezas y tenemos una misión, indefectiblemente, nuestra vida se prolongarؘؘá y la disfrutaremos intensamente, sin importar los años.

Hay 4 preguntas esenciales que debes hacerte:

1) ¿Qué es lo que amo hacer?

2) ¿Qué es lo que el mundo necesita de mí?

3) ¿En qué soy bueno?

4) ¿Me pagan por lo que hago? (El valor puede ser en metálico o en satisfacciones).

Les voy a hacer una confesión: Mi pánico mayor era llegar a vieja. Tenía un amigo en el colegio que sabía que me molestaba y me gritaba: "vieja, vieja". Yo lo correteaba para golpearle. Un día la directora me vio con esa acción y me dijo: "Él te molesta porque le haces caso."

Resultó que llegué a adulto mayor y el caramelo que es la vida me sabe mejor, porque estoy enfocada en hacer lo que me gusta y el tema de la genética estoy aprendiendo a obviarlo porque desciendo de padres que fallecieron en mi edad.

Yo me digo... "¿Vieja quién?" Recibo agradecida mis años, porque me siento aún útil y sé que puedo dar mucho más de mí a los demás. Imítame. La satisfacción es muy grande.

Doy gracias a Dios porque me he rodeado de amigos que sin importar su edad siguen siendo personas valiosas y útiles. Puedo mencionar a Don Elis Pérez y su esposa, ambos adultos mayores, pero siempre ocupados en actividades que les satisfacen y tienen trascendencia; Don Luis Sánchez Noble y su esposa Mildred, que dirigen una fundación que apoya a jóvenes al motivarles a fortalecer su espíritu emprendedor; Verónica Sención una mujer multi-tips, responsable de varias actividades culturales y de apoyo ciudadano y todas las ejecuta con destreza; Doña Esperanza de Lithgow, que sigue teniendo un papel preponderante en el mundo de la culinaria dominicana, obtemperando la distinción de ser reconocida como "Maestra de la Culinaria, a pesar de sus 83 años… En fin, tenemos muchos talentos que tienen su "ikigai”.

Así es que te invito a que vuelvas a ser niño y a mantente activo(a), motivado(a) y espontáneo(a). Recuerda que este paseo que es la vida, hay que disfrutarlo plenamente.

-

-

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com