2 de agosto de 2021, 15:06:38
Opinión


Tu Farmacia está en tus Pensamientos

Por Candy Román

“Nada es bueno o malo, sino que el pensamiento es lo que hace las cosas buenas o malas.” William Shakespeare


Santo Domingo.- Nuestro cerebro es el centro de mando de nuestro ser. Si pensamos que no podemos hacer algo no lo haremos. Por ello se dice que debes pensar siempre en positivo. Puedes superar y controlar una enfermedad, superar una limitación en tus estudios, en tu trabajo y en los actos de tu vida. Tu cuerpo no es una maquina sin mente. Tus pensamientos, tus sentimientos, tus estados anémicos y tus acciones tienen un efecto muy importante sobre tu salud. Lo que habita en tu mente es lo que moldea tu sentido de bienestar y tu felicidad. Un viejo dicho indio expresa muy bien estas ideas “Si deseas saber qué es lo que pensabas ayer mira tu cuerpo hoy. Si deseas saber cómo será tu cuerpo mañana mira lo que piensas hoy”. Las emociones aparecen en nuestros cuerpos en forma de manifestaciones físicas, de nuestros pensamientos. Tus pensamientos crean tu vivencia de la salud, de tus riquezas y de todos los detalles de tu mundo.

Hay 4 elementos que afectan tu vida: los Pensamientos, las Emociones, la Alimentación y el Estrés.

Para mantenerte en óptimas condiciones debes tener los siguientes elementos:
1. Pensamientos positivos/ ser optimista Según los estudios se ha comprobado que las personas positivas se enferman menos. Reducen un 55% las enfermedades y un 23 % las enfermedades cardio vasculares. Ya que al producir pensamientos positivos producen endorfinas que generan un sentimiento de felicidad. Estas endorfinas se transforman en proteína para nuestro celebro.

2. Esperanza: Debes tener un objetivo, una visión y un propósito. Cada pensamiento que emites tiene un eco en el sistema de comunicación del tejido celular que activa y desactiva los genes produciendo respuesta de curación. El pensamiento produce salud o enfermedad. Se dice que tu Produces 60 mil estímulos eléctricos diariamente.

3. Toma Masajes: Es antiestrés, alivia el estrés emocional, descontractura y relaja los músculos, ya que aumenta la circulación de la sangre, eliminando los productos de desecho acumulados en el torrente sanguíneo. A nivel del aparato circulatorio, reduce el ritmo cardíaco y disminuye la presión sanguínea, entre otros. La persona experimenta una sensación de calma y tranquilidad. Tomar masajes con frecuencias libera endorfinas y te hace sentir mejor.

4. Hacer Ejercicio: Está demostrado que practicar ejercicio de forma regular contribuye a mantener una buena salud y a prevenir enfermedades. Con el ejercicio físico se incrementa el flujo sanguíneo cerebral y mejora la oxigenación, por lo que mejora la actividad cognitiva y retrasa los posibles deterioros asociados a la edad. Nos ayuda a nivel psicológico y biológicos que nos permiten sentirnos eufóricos y llenos de felicidad. Es por esto por lo que el ejercicio físico es muy recomendado para aquellas personas que sufren depresión.

5. Practica la Sexualidad: Tener una vida sexual satisfactoria es muy importante. La sexualidad es un factor de equilibrio y forma de expresión en nuestra vida emocional cotidiana. Está comprobado que las relaciones sexuales liberan endorfinas y oxitocina. Produce Bienestar.

6. Duerme bien: Dormir bien es tan esencial y positivo para el organismo como llevar una buena alimentación o practicar actividad física regularmente. Un sueño reponedor permite cumplir de mejor forma con las exigencias diarias, pero también ayuda a controlar el estrés y a mantener un estado de ánimo equilibrado. El dormir 8 horas diarias genera endorfina y regenera tu cuerpo.

7. Servir a los demás: Dar tiempo y ocuparse de los demás prolonga la vida y promueve la felicidad. La búsqueda del bien de los demás es el camino por el que puedes hallar la verdadera felicidad.

8. Escucha Música: La música es un complemento cada vez más recurrente en los hospitales, ya que ayuda a disminuir el dolor y favorece la producción de endorfinas.

9. Fortalece tu Espiritualidad: Orar genera endorfina. La Fe te ayuda mejorar tu salud y tu calidad de vida. Si tienes Fe ya eres Feliz.

Cada vez que hables y te quejes de lo que no amas, de lo que no te gusta, te estás alejando de todo lo bueno, estás creando cortisol, hormona dañina para tu cuerpo. Piensa y habla solo de las cosas que amas y estas vendrán a ti. Transforma tus creencias limitantes. Generalmente no somos conscientes de nuestras creencias. El primer paso es analizar tus pensamientos, comportamientos y resultados. A partir de ahí, diferencia entre lo que puedes cambiar y lo que no. Pregúntate si tus comportamientos están alineados con tus objetivos, si hay algo más que podrías mejorar, si estás conforme con tu identidad. Genera pensamientos positivos estos te conectan con tus mapas mentales, que generan la pasión, para convertir sus metas en realidad.

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com