26 de noviembre de 2020, 22:03:10
Nacional


Se abre una semana política llena de interrogantes

Por Natanael Mateo

El juego político está abierto. El PLD y el PRM deben tomar decisiones importantes esta semana. La Marcha Verde se prepara para el domingo 12 y Max Puig hace una denuncia que debe ser tomada en cuenta.


Santo Domingo.- En la semana que comienza las fuerzas actuantes en la política dominicana están abocadas a tomar medidas que determinarán el camino que habrá de recorrer la República Dominicana en el porvenir inmediato.

Hoy lunes se deben reunir las más altas instancias de dirección del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y del Partido Revolucionario Moderno (PRM).
El Comité Político del PLD está llamado a conocer el tema de la selección de los bufetes directivos de las cámaras legislativas. El asunto, sencillo a primera vista, no lo es tanto.

De un tiempo acá el PLD ha establecido un sistema de reparto entre sus dos grandes tendencias para los fines de determinar cuáles de sus legisladores deben ocupar las posiciones directivas en las dos cámaras legislativas.

Dentro del sistema de rotación acordado entre estas tendencias, a partir del próximo 16 de agosto la presidencia de la Cámara de Diputados correspondería al danilismo, siendo Radhamés Camacho el diputado preseleccionado para ocupar esta función.

Mientras, el senador preseleccionado por el ex presidente Leonel Fernández para ocupar la presidencia de la Cámara Alta sería José Rafael Vargas, senador por la provincia Espaillat.

Aunque esto es lo que había sido acordado entre los dos líderes que se disputan la conducción del PLD, nadie puede asegurar que este sea el acuerdo al que se arribe en la reunión del Comité Político de ese partido.

Las tensiones han aumentado entre danilistas y leonelistas en los últimos días y por eso no se descartan sorpresas.

Con el PRM pasa otro tanto. No se sabe bien por dónde andan realmente las cosas hacia sus adentros. Los cambios de posición de este partido en los últimos meses, ciertamente ligados a sus problemas internos, no permiten adelantar pronósticos certeros.

El PRM sorprendió cuando dio a conocer su llamada política de flexibilización, orientada a facilitar la aprobación de la Ley de Partidos.

Esa política provocó serios disgustos en el seno del Bloque de Oposición, por considerar la mayoría de los partidos integrantes de este espacio que esta política favorecía en demasía los intereses de la corriente peledeista que encabeza el presidente de la República.

La situación dio un vuelco la semana pasada cuando el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) cedió en sus posiciones y le concedió la anhelada mayoría a la corriente danilista en el seno de la comisión especial de la Cámara de Diputados que discute la Ley de Partidos.

Esto generó un nuevo giro, haciendo que los representantes del PRM en dicha comisión cerraran filas junto a los partidarios del ex presidente Leonel Fernández Reyna, elaborando un informe disidente.

Como si todo esto fuera poco, el ex presidente Hipólito Mejía ha vuelto por sus fueros apoyando públicamente las primarias abiertas, contrariando nueva vez las posiciones establecidas por su partido, al mismo tiempo que se muestra más dispuesto a atacar a Leonel Fernández que al presidente Danilo Medina.

El domingo, el ex candidato presidencial perremeista Luis Abinader lanzó, aparentemente a nivel personal, una nueva propuesta de alianza dirigida a la oposición, que llamó Coalición por el Cambio. No se sabe, todavía, cuáles serían los perfiles de esta proposición ni tampoco cuál sería la reacción de los disgustados integrantes del Bloque de Oposición respecto a esta iniciativa.

En estas condiciones, como se señala anteriormente, es difícil prever qué posición adoptará el partido de los modernos frente a la Ley de Partidos en la sesión de la Cámara de Diputados ese día.

Mientras todo esto sucede el presidente Medina arrecia lo que a todas luces aparece como una campaña electoral adelantada en la que utiliza sin tapujos los recursos públicos en su beneficio.

Por otro lado, el llamado a la denominada Marcha Verde del Millón programada para el próximo domingo 12 parece estar ganando impulso, alentada por los sucesivos errores y tropiezos del gobierno.

Dentro de todo este contexto, sobresale una denuncia formulada por el dirigente político Max Puig quien dijo tener informes fidedignos de que el gobierno tiene un plan B para la impulsar una segunda reelección del presidente Medina.

En opinión del presidente de la APD, en caso de que al gobierno le resultare imposible llevar a feliz término una nueva reforma constitucional, el danilismo orientaría su estrategia hacia el Tribunal Constitucional.

A juicio de Puig, el plan B consistiría en lograr un fallo del Tribunal Constitucional que declare inconstitucional el artículo de la Constitución que prohíbe la reelección del presidente Medina.

Para el director de Ética del gobierno, el ex sacerdote Lidio Cadet, no habría que preocuparse tanto ya que todo dependerá de lo que él llama el “plan cosmico”. En su opinión, Dios lo decidiría todo a través de su pueblo y la decisión divina podría estar encaminada en el sentido de la reelección.

Con este panorama se inicia la semana política dominicana.

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariohispaniola.com