3 de agosto de 2021, 23:14:13
Opinión


Madre, depósito de Dios

Por Candy Román


Cuando Dios creó a la mujer le dedicó bastante tiempo y la hizo con detalles porque tenía un propósito muy especial: ser creadora de vida. Somos la manifestación perfecta del amor. La vasija más hermosa y especial creada con mucho amor por las manos del mejor alfarero, creada a imagen y semejanza suya, somos la niña de sus ojos. Dios nos creó con una belleza única, estamos en este mundo porque somos un elemento muy importante dentro de la creación de Él. Nos dotó de: sensibilidad, ternura, creatividad, de amor, de valentía, flexibilidad y de fortaleza entre otros dones.

Somos emocionales y les puedo estar hablando de las virtudes de la madre, pero una de las más apreciadas es ser portadora de vida, Dios nos dio ese privilegio. Porque es un privilegio poder concebir una criatura y no solo concebirla sino poderla criar y guiar.

La palabra mamá encierra sacrificio, entrega total, dedicación, cariño, perdón, comprensión, ternura, compasión y mil virtudes y dones más que igualan a Dios en el instante de la creación.
Él puso en nuestro ser esa intuición que nos hace diferente. A pesar de nuestra fragilidad física, nos dio esa fortaleza para cargar el peso del mundo entero: Enfrentar cualquier situación y no rendirnos. La sabiduría para poder dirigir, educar disciplinar, motivar, influir e inspirar a nuestros hijos.

Cuando Dios nos creó nos hizo especiales. Ser mamá no es cosa fácil, porque creemos que necesitamos un manual para poder ejercer esta función. Pero nuestro creador puso ese depósito en nosotros para poder ejecutar este designio sin ningún tipo de manual.

Como madre me siento agradecida por los hijos que tengo: José y Pablo. Valió el esfuerzo, los sacrificios, las tristezas, igual las alegrías, las noches de desvelo, las decisiones tomadas, las insuficiencias sentidas. Le doy las gracias , porque ellos me enseñaron a ser valiente, a amar de una manera especial, a comprender, a ser bondadosa , a fortalecer mi carácter, a ser una guerrera, a ver más allá de cualquier adversidad y a ser responsable. A dejar de pensar en mí para pensar en ellos. Gracias a Dios por J. R., mi esposo por su apoyo como padre. Hoy veo los frutos, no me arrepiento. Son hijos buenos , padres especiales, modelos de bien en esta sociedad que vivimos.

Exhorto a los hijos que tienen sus madres vivas a celebrar este día. A honrarlas y a reconocer el valor que tiene el poder contar con una persona que está disponible a apoyarlos 24 horas al día, no importando el reto que tengas que enfrentar. Ellas tienen la perseverancia de enfrentarse a cualquier adversidad para proteger a sus hijos. Celebremos este día de las madres honrando a todas aquellas que dedicaron la vida para formar personas de bien. ¡Felicidades, Mamá!

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com