5 de agosto de 2021, 0:28:47
Opinión


En este Nuevo Año... voy por más

Por Candy Román


La llegada de un nuevo año es una excelente oportunidad para revisar nuestras metas. Preguntarnos: ¿Cómo estamos en nuestra área física, familiar, espiritual, profesional y financiera? Cuando tenemos una radiografía exacta de las áreas que debemos mejorar nos entra un espíritu de lucha, de expectación positiva y motivación que nos da significado para vivir mejor y disfrutar cada día porque tenemos el privilegio de vivir. Somos responsables de los sueños que hemos alcanzado y de los que deseamos alcanzar. No podemos anhelar grandes cosas si no tenemos la capacidad de soñar, visualizar y para eso tenemos que empezar a renovar nuestra forma de pensar Identificar las fuerzas que nos motivan a tomar acción.

Esta época del año ofrece una excelente oportunidad para meditar analizar y visualizar ¿En dónde estamos?, ¿Qué hemos realizado, y que cambio debemos de hacer para mejorar nuestra calidad de vida, la de nuestra familia y la de nuestra gente. Es una excelente época para perdonar. De la misma manera que fueron perdonados nuestras ofensas y pecados. El perdón es un elemento que produce sanidad. Cuando perdonamos nos liberamos, dejamos salir la amargura, el resentimiento y el odio. Estos sentimientos, son dañinos nos atan, nos enferman el alma y nos nubla el gozo que debemos sentir por ser libres e hijos de Dios.

Debemos establecer nuevas metas, nuevos sueños y nuevos logros. Mi recomendación es que haga una lista de las metas y las cosas que desea cambiar o mejorar en este nuevo año que comienza. Para poder alcanzar las metas que se ha establecido para este nuevo año, hay que cambiar las actitudes y para cambiar las actitudes y hábitos que no nos ayudan alcanzar lo que deseamos hay que cambiar los pensamientos porque es el primer paso para renovar su vida. Hay que tener fe. La fe es la convicción de haber recibido lo que aun no se ve, es la certeza de lo que uno espera. Realmente vivimos en una nación donde existen miles de oportunidades, miles de opciones. Pero si pasamos el tiempo enfocado en lo que nos hace falta y explicando por qué no podemos hacer las cosas, automáticamente nuestros pensamientos no se van a renovar y nuestras metas no se podrán alcanzar.

Nos levantamos todos los días a cumplir con nuestros deberes, nuestro trabajo, a satisfacer nuestras necesidades físicas, emocionales, espirituales, pero no estamos desarrollando la visión hacia donde nos dirigimos. Estamos viviendo con el piloto automático que nos lleva a vivir muchas veces de una forma muy aburrida, sin sentido, sin visión y sin alcanzar los resultados que deseamos. ¡Esto se puede cambiar!

Podemos decir que estamos decididos a mejorar. Tu eres responsable y solamente tú, de producir un cambio en tu vida y para lograrlo tiene que comprometerse para producir resultados diferentes.

Estamos listos para romper el acondicionamiento que nos está paralizando. Tenemos que acondicionar nuestro sistema nervioso para poder producir sentimientos poderosos que nos lleven a movernos en la confianza de que lo podemos hacer. A través de este acondicionamiento podemos desarrollar pensamientos que nos dirijan hacia el éxito consciente y verdadero. Consiguiendo un balance en todas las áreas de tu vida, física, emocional y espiritual. Sabe que si sigues en esta dirección va a mejorar tu calidad de vida, la de tu familia, y realmente puede crecer diez veces más de lo que está creciendo. Éste puede ser un tiempo excelente para tomar control sobre nuestra propia vida y hacer aquello que verdaderamente es importante.

Motívate, escribe tus metas, ponte en acción y visualiza el resultado final. Seguramente al finalizar este año que comienza podrás decir, alcance las metas establecidas y voy por más. ¡Feliz año!


DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com