8 de mayo de 2021, 12:48:21
La Buena Vida


Un testimonio de amor para Rafael Acosta



Tenía un sueño, ser médico, el cual no pudo realizar ya que está profesión no le permitía trabajar, pero esto no le quito las ganas de soñar y entró a la Facultad de Derecho, logrando escalar peldaños muy importantes.

Hoy...mi viejo tiene 90 años y ya pasó a ser mi hijo, estoy mucho tiempo con el, no quiero desperdiciar ni un segundo, Dios el creador de este mundo no me pudo dar mejor hogar, ya su paso esta cansado, pero estoy aquí para sostenerlo, te amo Papi, gracias por todo lo que de ti he aprendido, se que soy mejor ser humano por ti,

Dios te Bendiga hoy y siempre, mi querido viejo...mi amigo.
DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com