28 de septiembre de 2021, 0:16:36
Opinión


Desarrollemos una buena autoestima

Por Candy Román


La autoestima, es la forma en que las personas se ven, se sienten con respecto a sí mismas y cómo se valoran. Esta se basa en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que tenemos a lo largo de nuestra vida. Son las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “auto imagen”. La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando en el lapso de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, fuertes o débiles. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. ¿ Pero cómo podemos desarrollar una buena autoestima? La podemos desarrollar asumiendo responsabilidad con nuestros pensamientos, con nuestros sentimientos y cambiando los paradigmas y la conducta de lo que nos está afectando. Es esencial que empieces a aceptarte y a amarte porque entre los nueve mil millones de personas que viven en el planeta tierra, no hay una fotocopia tuya. Tenemos que amarnos. Uno de los mandamientos que nos han enseñado es "que ames a tu prójimo como a ti mismo". Eso es una orden: primero que te ames. Para amarte tienes que creer lo que Dios dice de ti. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismo, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida te plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen auto limitarse y se enfocan en sus debilidades.


Las experiencias positivas y negativas de la vida tienen un valor extraordinario porque son el alimento que impactan tu autoestima y tu carácter. Te pregunto: ¿ese ambiente donde te estás moviendo hoy, es un ambiente lleno de fuerza o de inseguridad?, ¿De fe o de falta de confianza?



El ser humano tiene la capacidad de transformar su estilo de pensar, pero tiene que reconocer que somos víctimas o beneficiarios de la forma en que pensamos. Para provocar un cambio en la forma de pensar, en lo que queremos pensar, tenemos que provocar un cambio en nuestras creencias. Quiere decir que la renovación de nuestros pensamientos es una necesidad, es un requisito, es una herramienta que el ser humano tiene que empezar a utilizar para enfocarse en la persona que quiere convertirse.



Recuerda que Dios hizo algo especial, te creo a ti. Leamos lo que dice la Biblia en (1 Pedro 2:9). “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable”. Eso es lo que Dios nos indica que somos para él. Entonces: ¿por qué muchos sienten que no valen nada y no sirven para nada? ¿A caso no le crees a quien te creo?


Te invito a que revises cómo está tu autoestima, a que te lances a fortalecer tu autoestima. La fortalecemos cuando tenemos pensamientos sanos y convertimos lo negativo en positivo. Cuando nos enfocamos en nuestras fortalezas, Cuando nos hacemos conscientes de los logros o éxitos, cuando creemos en nosotros, y tenemos confianza en la gente que nos rodea; Cuando buscamos rodearnos de personas que nos apoyan, que nos alimentan, que nos inspiran, que nos mueven a hacer cosas interesantes. Cuando le creemos a Dios y sus promesas.



Saca un tiempo hoy: medita, reflexiona y piensa hacia dónde vas. Hoy es un buen día para revisar tu carácter, tu carácter es el reflejo de tu propósito, de tu misión, de tus valores. Te invito hoy a que elimines todo aquello que te quita fuerza, a que identifiques: ¿Qué quieres cambiar? y ¿En qué persona te quieres convertir? Tienes que entender que no importa las situaciones adversas que estás viviendo, puede ser que hayas vivido muchas situaciones no deseadas, que hayas aprendido muchas creencias negativas, pero eso se puede cambiar.



Una de las cosas que paraliza a la gente es que se acondicionan a enfocarse en lo que no tienen, en lo que no funciona, en lo que no han alcanzado, en sus frustraciones, en sus derrotas. Cuando están enfocados en esas adversidades se les hace muy difícil enfocarse en sus bendiciones y en sus fortalezas: Como tienen una autoestima tan baja tienen miedo de perder algo, están rodeados de inseguridades, tienen temor a lo que diga la gente, temen en fallar o en fracasar. Hoy es un buen día para cambiar. Pregúntate: ¿Qué cosas debo mejorar?, ¿Que tengo que hacer para producir el cambio? ¿Quién me puede ayudar? Hoy es un buen día para empezar de nuevo. Si no te ama, si no te valora, si no reconoces los dones que hay en ti, si no piensa lo mejor de ti , nadie te va a tomar en cuenta.



Abraza la perspectiva bíblica "somos hechura de Dios". Dios no hace porquerías. "Somos la Sal de la Tierra". Por lo tanto, tenemos que remover lo que nos hace pensar y sentir que no valemos, que somos rechazados. Recuerda que eres lo mejor de la creación de Dios... Créelo.

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariohispaniola.com