4 de diciembre de 2020, 22:07:38
Nacional


El 21 de enero los dominicanos celebran La Altagracia.

Por : Virginia Roca Pezzotti

Por Virginia Roca Pezzotti

El 21 de enero de cada año, los dominicanos celebran la advocación mariana de La Altagracia como su madre protectora, y desde hace más de dos décadas celebran una exposición de arte religioso que ha enriquecido la iconografía de La Altagracia.

 


 Santo Domingo.- La figura sagrada de la Madre de Dios, toma la forma y nomenclatura de La Artagracia , en la República Dominicana. Esta advocación mariana, es la Primera, que surge en el continente americano, sumándose a una amplia lista de primacías con lo que cuenta este país.

El origen de su arribo al Nuevo Mundo, y de forma particular a la isla de la Hispaniola, está plagado de leyendas y mitos, para certificar el origen divino de la figura devocional. Las características de esta figura mariana, es la de una Natividad. Puede decirse que es, además de la primera advocación mariana de América, el primer Belén del continente americano y la primera figura utilizada dentro del proceso de evangelización, que se llevo a cabo, dedicada a la familia.

La imagen que da origen al culto que se encuentra en Salvaleón de Higuey, poco o nada tiene que ver con la imagen que se venera como Virgen de La Altagracia en Extremadura, España, tierra de conquistadores y colonizadores de América, y la que se supone antecedió en mucho a la de esta Madre del Caribe.

En la imagen de La Altagracia, que se venera en la República Dominicana, la figura de la Virgen, está sobredimensionada, y parece estar de pie, ocupando toda la escena. Este recurso visual solo permite posicionarla en su rol protagónico de Madre de Dios, "llena eres de gracia". Ya que en realidad la Virgen está de rodillas, adorando y venerando a Jesús, al Niño-Dios, que es luz y a quien ella acaba de "dar a luz".

La Virgen de La Altagracia, en su complejo sistema devocional en la Republica Dominicana, ha señoreado altares, hornacinas, promesas, y ciclos devocionales que pasan de generación en generación. La continuidad del mismo, es un compromiso, y a la vez, señala el honor de la familia y de la persona que se hace responsable de la imagen y de dar continuidad a la tradición.

Para sellar la memoria social y cultural de los dominicanos desde hace mas de dos décadas, se celebran exposiciones de arte religioso iconográficas, con el tema de La Altagracia, bajo la creación coordinación de la antropóloga Virginia Roca Pezzotti.

El rescate de la historiografía del culto a partir del ojo antropológico e histórico de imágenes y objetos que hacen la memorabilia en cada exposición, se entrelazan en un guion siempre subyugante, con obras pictóricas, escultóricas, artesanales, en variados formatos y recursos que han enriquecido de forma extraordinaria la iconografía contemporánea de La Altagracia y ha rescatado tradiciones extintas como la de los santos de palo. Autores de la talla de Ángel Hache, Elsa Núñez, Prats Ventos, Guillo Pérez, Myrna Guerrero, Danilo de los Santos, Danilo González, Guaba, Thymo Pimentel, July Monción, José Sejo, Ezequiel Taveras, Nelson Ceballos, Carlos Acero, Mayra Johnson, Lissette Gil, Ángel García, han creado obras de colección para enaltecer la memoria trascendente de la dominicanidad. Por  Virginia Roca Pezzotti

DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariohispaniola.com